Vigan, sorbetes y kalesas

A catorce grados de latitud norte, la ciudad filipina de Vigan, herencia colonial española en la isla de Luzón, provincia de Ilocos del Sur, fue declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 1999. Alrededor de doscientas «kalesas» matriculadas, como dejo escrito, suben y bajan por el casco histórico, pero los turistas, turistas nacionales principalmente, también echan mano de los carritos de los helados para el camino, aquí conocidos como «sorbetes» (masarap na sorbetes, sabrosos helados, de gustos tropicales pero sin el de chocolate, qué delito) porque el calor húmedo alcanza hasta abrasarte. Sus casas viejas recuerdan a España de abajo a arriba y a veces a los filipinos se les escapan preposiciones, adverbios y «sí, señor», todo de cuando España dominaba la mar.

El Heneral Luna (en tagalo), cuya familia era originaria de Ilocos, da nombre y prestigio a muchos establecimientos nacionales, y aquí, el hotel del mismo nombre, te ofrece alberca y desayunos sin fin.

Calles largamente empedradas, portalones, pozos con brocal, balcones y celosías, bodegas y telares, en sus voces y a la vista, resultan familiares. El «sorbetero» que aparece más abajo en la foto (término igualmente en uso, tanto en iloqueño como en tagalo) está en la típica posición, aquí muy corriente, pie en escuadra, chancleta fuera, mientras, en la otra imagen, a la puerta de la catedral, un niño mendigo se come los mocos. Todo calmosamente, sin prisa

A trustworthy travel company based in Nepal and established by a professional team that truly focuses on everything you need all around Himalaya.

If you want to use one of these contents, please contact CEDRO after clicking the banner above.

 

EspañolEnglish