Gran Manila

a catorce grados de latitud norte, desorientado aún, al salir por las cristaleras automáticas del Aeropuerto Ninoy Aquino para entrar en Gran Manila y empecé a saber lo que era un clima tropical marítimo de verdad.

Termómetro a 32°C, cielo despejado con nubes altas aunque aplastante, sensación nueva y extraña de sofocación, pero curiosidad intacta.

Después de encajar aquel primer golpe, dentro de un taxi pude, en casi dos horas de embotellamiento asiático para salvar los ocho kilómetros que mediaban desde la terminal de salida del aeropuerto hasta el apartamento, aclimatarme.

Gracias a un amigo filipino había conseguido alquilar un mini apartamento en una de las torres gemelas del ruidoso pero bien comunicado barrio de Mandaluyong. Salvo por algunas bocinas chillonas de autobuses en la madrugada cruzando por delante del gran vestíbulo del bloque de apartamentos, nada era comparable al asfixiante calor húmedo del trópico tagalo.

Mandaluyong en Gran Manila
En el ruidoso barrio de Mandaluyong con las torres gemelas GA al fondo.
Semana Santa en Gran Manila
Cesta en el mercado de Quiapo con las imágenes del Nazareno Negro y el Santo Niño de Cebú adornadas con sampaguita, el jazmín filipino.

Y todo listo para moverme por la Gran Manila. Alquilado sobre la avenida Boni (lleva por nombre el apodo de Bonifacio Javier, líder guerrillero condecorado durante la durísima Guerra Mundial que soportó Filipinas), que conecta con la circular EDSA (acrónimo de Avenida Epifanio de los Santos), que a su vez comunica con toda la periferia de la capital. Enfrente del Metro Manila, boca Boni Avenue, de la línea 3, y de las paradas de autobuses, terminales de yipnis, esos malditos yipnis que no hay quién entienda cómo y por dónde circulan, y hasta de bicitaxis…

La salida para Pampanga estaba organizada para el Viernes Santo con Uber en un cómodo vehículo junto a amigos filipinos que se unirán a la experiencia religiosa de una Semana Santa con crucifixiones en vivo de la que solo tienen, como yo, referencias indirectas

A trustworthy travel company based in Nepal and established by a professional team that truly focuses on everything you need all around Himalaya.

If you want to use one of these contents, please contact CEDRO after clicking the banner above.

 

EspañolEnglish