Dirección Katmandú16

aquel 19 de diciembre de 2016, en dirección Katmandú, empezó todo. Esta web blog también aunque los imprevistos que se sucedieron uno tras otro y que cuento a continuación me tuvieron entretenido mucho más de lo imaginado.

Al salir del aeropuerto de Tribhuvan y encontrarme aquella nube de taxis en medio de un cierto caos que no quería dar por bueno comienzo a preocuparme.

Dirección Katmandú 2016

Ninguno de los carteles de los responsables de los hoteles que iba a recoger a sus huéspedes llevaba escrito mi nombre. Ni tampoco mis apellidos. Debía empezar a reaccionar para poder salir de allí lo antes posible.

Fue necesario abrir la maleta allí mismo sobre el suelo de aquella agitada parada de taxis para comprobar los detalles del hotel en el que tenía hecha la reserva, su dirección y su teléfono: solo recordaba el nombre, Yatri, que, en sánscrito, significa peregrino (viajero por extensión en nepalí), y que estaba en el barrio turístico por excelencia de la capital, Thamel.

No podía concebir que con todo esa información resultase tan difícil dar con él, incluso después de haber hablado el taxista con ellos mientras con la otra mano sorteaba un continuo embotellamiento. Antes de dirigirnos allá sube al taxi otra persona que resulta ser un agente de viajes que se permite sugerirme otro establecimiento para alojarme. Empiezo a ser cada vez más consciente del singular acento que el inglés coge al pronunciarse a esa altitud. Durante el trayecto se suma a la carrera un vecino nuevo que se acomoda en la plaza de delante y sin mediar palabra nos abandona al poco rato.

Al fin dentro del hotel, con el grado de congestión que llego y asisto incrédulo a la confirmación de que la agencia de viajes no había hecho reserva alguna a mi nombre. Al cabo de una hora, localizado algún responsable vía España, se presenta un joven nepalí allí para disculparse de todo aquel fenomenal disparate.

En menos de cuarenta y ocho horas tenía que estar volando a Tíbet y estaba pendiente aún el asunto del visado chino, para el que había que desprenderse del pasaporte. Afortunadamente la gestión del visado la llevaba otra agencia, la que había contratado para el viaje a Tíbet.

Dirección Katmandú 2016 en el hotel
La calle Amrit desde la puerta del Hotel Yatri.

Subía y bajaba por la recepción del hotel sopesando si volar a España al día siguiente como si no hubiese pasado nada, olvidarme del viaje y celebrar en casa la Nochebuena igual que siempre o aguardar a ver el papel que confirmaba mi visado chino para entrar en Lhasa (no se estampa en el pasaporte cuando viajas a Tíbet): el verdadero objetivo del viaje, junto a la visita de Bután. ¿U olvidarme de Dirección Katmandú? Subía y bajaba pero como poseído por la furia de la mismísima Kali, la Kali de Salgari que conocía entonces.

Sospecho que al otro joven que vino a buscarme al hotel le pondrían al corriente de la situación y del humor con el que iba recibirlo, después de haberme visto dirigirme al anterior. La forma en cómo actuó para desatascar el dilema resolvió dudas y recelos. El viaje no solo salió adelante, me di cuenta de que Nepal, que solo había contemplado como un simple enlace, merecía mucha mayor atención.

Aquella última discusión, ahora ya sentados en los sofás del vestíbulo del Yatri, me llevaba a entregar el pasaporte, salir a cenar despejado, decidir aquel viaje, pero también algo que entonces no valoré: la existencia misma de este blog

A trustworthy travel company based in Nepal and established by a professional team that truly focuses on everything you need all around Himalaya.

If you want to use one of these contents, please contact CEDRO after clicking the banner above.

 

EspañolEnglish